viernes, 10 de febrero de 2017

ADI !!! BERDINDU ORDUTEGI BERRIA // ATENTXS !!! Horario nuevo de BERDINDU



BERDINDU ARABA
Zapatería kalea, 39 behea
01001 Gasteiz - Vitoria
Tel.: 945 257 077
ARRETA ORDUTEGIA
·  Astelehen, Ostegun eta Ostiraletan:
15:30 - 20:30etara
·  Asteazkenetan: 12:00 - 17:00etara
·  Asteartea: Itxita

HORARIO ATENCION
·  Lunes, Jueves y Viernes:
15:30 a 20:30
·  Miércoles: 12:00 a 17:00
·  Martes: Cerrado








miércoles, 8 de febrero de 2017

La mala hija

¿Cómo decir en voz alta que tienes una relación de mierda con tu familia? ¿O que no la tienes? ¿Qué pasa si no cuidas de tus padres sexagenarios o si te atreves a decir “no quiero a mis padres porque ellos no me quieren a mí”? A partir del testimonio de una lectora, damos claves para decidir si queremos mejorar la relación con nuestros padres o legitimarnos en la decisión de poner distancia. 

Ilustración: Núria Frago
Queridas píkaras, querida coach feminista,
"Llevo años sintiendo la necesidad de situar en el centro de las violencias machistas a la familia pero, al partir de mi experiencia vital, todo se embrolla. ¿Podemos acabar con las violencias machistas sin hacer tambalear los cimientos de la familia tal y como la conocemos?
Esto va más allá de un debate sobre qué es la familia o quien puede o debe formarla. Es una reflexión sobre cómo la familia, con sus valores clásicos y su jerarquía, nos prepara para ser las próximas asesinadas. No hace falta tener un padre violento físicamente ni una madre que te “enseñe” a fregar los platos porque eres una chica, basta con que desde pequeñx te repitan constantemente “ten cuidado” sin identificar una amenaza clara ni alternativas de defensa; basta con que se enfaden mucho cuando tu opinión difiera de la suya, que se lo tomen como algo muy personal, un ataque a ellxs mismxs y que activen mecanismos de culpa y chantaje emocional.
¿Cómo decir en voz alta que tienes una relación de mierda con tu familia? ¿O que no la tienes? Eres la hija que no cuida de sus padres sexagenarios y no se entiende porque, salvo casos extremos, nada parece ser lo suficientemente grave para que les “abandones”. Habremos evolucionado y podremos gritar que las familias no vienen dadas sino que se eligen, pero la sociedad sigue mirando con malos ojos a las personas que como yo nos atrevemos a decir “No quiero a mis padres porque ellxs no me quieren a mí”.
Lo cierto es que NO, no me quieren porque hay padres y madres (demasiadxs) que quieren hijxs autómatas y dedican años de su vida a doblegar sus voluntades utilizando la educación como el perfecto camuflaje de esta violencia. Y si a este comportamiento le seguimos llamando amor y lo justificamos con frases del estilo de “te quieren a su manera”, “no se dan cuenta, lo hacen por tu bien” seguiremos lanzando el mensaje de que quien bien te quiere te hará llorar y de que para que alguien te quiera no debes ser tú misma. No sé si me he expresado bien pero lo que digo es que es hora de poner a la familia en la picota".
“Con el viejo principio de recompensa-castigo podremos domesticar niños, pero no educarles”
María Montessori
Querida lectora, agradezco tus aportes, tu sinceridad y apertura. La familia, ¡ah!, la familia… institución compleja donde las haya, de donde pueden nacer los mayores amores, las bases más fuertes de autoestima y autoconcepto y, a la vez, las más grandes desavenencias, incomprensiones y sufrimientos. Te quiero compartir tres ideas que me han surgido al leer tu carta.
En primer lugar, una reflexión: pareciera que las niñas siguen siendo de Venus y los niños de Marte, ¿verdad? Pues sí, desgraciadamente así es. Los estereotipos y roles de género se siguen transmitiendo desde la familia, nuestro primer espacio de socialización.
Ya sabemos de qué va la cosa.
En los niños, se promueve una presencia enfocada al espacio público y a la acción, a la ocultación de sus emociones. Se les invita a sentir como algo legítimo y lógico el que ellos son el centro de sus vidas y pueden tomar sus propias decisiones.
En las niñas, como si del negativo de una fotografía se tratara, los roles transmitidos invitan a lo contrario: a una manera de estar en el mundo más pasiva, más de segundo plano, complaciente y dependiente, necesitada de protección, de aprobación externa, asesoramiento y tutoría.
Nuestra lectora define este aprendizaje de roles sexistas dentro de la familia tradicional como el “prepararnos para ser las próximas asesinadas”. Yo añado que, aún sin llegar a ese extremo, aunque como sabemos se llega a él en muchas e intolerables ocasiones, esa educación en el seno de muchas de las familias también nos prepara el terreno a las mujeres para ser las próximas inseguras, autoexigentes, acomplejadas, dubitativas, maltratadas, deslegitimadas, desvalorizadas y acalladas.
Cierto es que no todas las mujeres y los hombres asumimos dichos roles con la misma intensidad, pero sí todas y todos estamos sumergidos en esos mandatos patriarcales. ¿Podemos acabar con las violencias machistas sin hacer tambalear los cimientos de la familia tal y como la conocemos?, se pregunta nuestra lectora. Uf. Es como preguntarse si un cocido madrileño puede ser vegano y light. A mi entender, no.
La segunda idea que me venía es la siguiente: mis hijas e hijos son míos y hacen lo que yo digo. ¿Qué quiero decir? Pues que, en las dinámicas de algunas familias, siguen vigentes e incuestionables creencias que colocan a las hijas e hijos en posición de “propiedad” de los padres y madres. Como si no tuvieran una personalidad y sueños propios, particulares y legítimos. Como si no tuvieran el derecho a vivir su propia vida.
Y a la tercera idea la he llamado “desamores que matan”. Sí, sé que suena políticamente incorrecto, pero así es la realidad: hay padres y madres que no quieren (o no saben querer bien) a sus hijas e hijos. Porque no tienen los recursos emocionales, económicos o sociales para hacerlo. Porque tienen conflictos emocionales no resueltos que proyectan en ellas y ellos.
Porque sus valores son antagónicos a los de sus vástagos y viceversa. Por haber tomado conciencia de que semejante responsabilidad como es tener hijos, y a largo plazo, no es lo que les habían pintado. Porque no disponen de los recursos materiales, comunicativos o afectivos para facilitar un entorno equilibrado a sus criaturas.
Por mil razones que quizá ni atisbo a imaginar. No necesariamente es algo que hagan de manera premeditada o con maldad. De hecho, en muchas ocasiones la intención es dar a sus hijas e hijos lo que consideran lo mejor. Ahí está la clave de la contradicción: ¿cómo es posible que alguien que supuestamente me ama pueda estar fastidiándome o coartándome la vida?

¿Quiénes son mis padres?

En la educación que recibimos a lo largo de nuestra vida a través de los diferentes agentes de socialización (familia, escuela, medios de comunicación, etc.), por desgracia raramente se nos enseña a comunicarnos de manera abierta y sincera, a expresar nuestro sentir y necesidades y a escuchar activamente a las otras personas.
Esto implica que, incluso en los espacios más íntimos, uno de los cuales es la familia, la mayoría de sus miembros no se conozcan más que de forma superficial.
¿Quién es mi madre? ¿Quién es mi padre? Quiero decir… ¿quiénes son de verdad? ¿Qué sabemos de su vida íntima, de su manera de sentir, de sus miedos, frustraciones, ilusiones, proyectos y sueños? ¿Qué sabemos de sus expectativas, de su vida amorosa? ¿Qué sabemos sobre si su proyecto familiar ha sido algo que les ha llenado o si por el camino han renunciado a una parte esencial de su ser?
Aparte de su rol como madres o padres son personas con su trayectoria vital, sus debilidades, inseguridades, sueños, vacíos y miedos. Su máxima tarea vital, como la de cualquier persona, es idealmente su propia construcción y desarrollo como seres humanos. El dar sentido a su vida. Y esto, muchas veces, no se da o al menos no plenamente.
De hecho, muchos roles de poder y juegos comunicativos perversos en el marco de las familias son fruto de una carencia de recursos comunicativos y emocionales por parte de las madres y padres, así como de una falta de autoconocimiento y autocuidado de ellos y ellas mismas.
De ahí, de esas carencias y, en muchas ocasiones, de una falta de sentido vital, nace la necesidad de proyectar sus deseos en sus vástagos, generando así frustraciones y desencuentros.

El estigma de la mala hija

Ser hija o hijo no es fácil, pero es algo que simplemente no podemos dejar de ser todos los seres humanos del planeta. No escogemos nacer ni ser hijas de nuestros padres. Tampoco escogemos su comportamiento, su estilo comunicativo, sus valores o actitudes ante la vida. Pueden gustarnos o ser unas personas con las que apenas coincidimos o a quienes no comprendemos.
Pero, ¿qué es lo que en esta sociedad se considera una “mala hija”? En primer lugar, aclaro que en este artículo no estoy hablando de una hija o hijo que maltrate a sus padres, los golpee o atente contra su integridad. Hablo de personas cuya forma de ver la vida no es compartida por sus madres y/o padres y viceversa, generándose así incomprensiones y conflictos intrafamiliares más o menos graves.
Estas diferencias de criterio pueden bascular entre aspectos más o menos banales (¡tremenda discusión al hacerme un piercing!) o decisiones vitales profundas (desacuerdo en relación a mi actividad profesional o los estudios elegidos; rechazo a mi orientación o identidad sexual, etc.).
Derivado de estas desavenencias familiares, se produce un desamor que puede provocar que las relaciones padres-hijos no sean como se esperaría (fluidas, amorosas, respetuosas y con cuidado mutuo). Y aquí aparece lo que la sociedad señala como una mala hija: aquella a quien, como describe nuestra lectora en su carta, no le sale cuidar a sus padres ni quererles, o al menos no de la manera que se esperaría de ella, al no sentirse querida, comprendida ni respetada en su individualidad.
También es considerada una “mala hija” aquella que no logra tener una comunicación sana y fluida con sus padres, o que no les dedica tanto tiempo y atención como sería de suponer.
El peso de ese estigma no es fácil de llevar. Vaya si no lo es.

Seguir leyendo:

http://www.pikaramagazine.com/2017/02/la-mala-hija/

viernes, 3 de febrero de 2017

TALDE BERRIETAN PARTE HARTU NAHI??? QUIERES PARTICIPAR EN GRUPOS NUEVOS ??

Kaixo:

Aurreko urteko dinamikarekin jarraituz, aurten ere jarraipena emango diogu. Aukera paregabea duzue gurekin parte hartzeko.

ALDARTETIK TALDE DESBERDINEN ERAKETAN GAUDE, TALDE ZEHATZ BATEAN EGON EDO TA SORTU NAHI BADUZU, BERTATIK PASA EDO ERANTZUN EMAIL HONETARA

berdindu.araba@aldarte.org

ORDUTEGIA

Astelehen eta astearte --> 10:00 - 15:00
Asteazkenetan --> 12:00 - 17:00
Ostiraletan --> 15:30 - 20:30

Animatu eta parte hartu !!!

Interesa izan dezaken pertsonak ezagutu ezkero zabaldu.

Eskerrik asko!!!

Zapateria kalea 39 baxua. Gasteiz


----------------------------------------------------------------------------

Buenas:

Dando continuidad a la dinámica que empezamos el año pasado, este año también tenéis oportunidad inmejorable para participar con nosotrxs

DESDE ALDARTE QUEREMOS HACER UN LLAMAMIENTO A PARTICIPAR EN LOS DIFERENTES GRUPOS, EN LOS CUALES QUERÁIS PARTICIPAR O CREAR. PASAROS POR LA OFICINA O SI NO, RESPONDER A ESTE EMAIL.

berdindu.araba@aldarte.org

HORARIO

Lunes y Marte --> 10:00 - 15:00
Miercoles --> 12:00 - 17:00
Viernes --> 15:30 - 20 :30

Animaros y participar !!!

Si conocéis gente a la que le pueda interesar, difundir este mensaje.
Gracias!!!

C\ Zapateria Nº 39 bajo. Vitoria-Gasteiz

Arcópoli contesta a las intoxicaciones sobre la educación plural

Arcópoli contesta a las intoxicaciones sobre la educación plural

Tras los ataques perpetrados contra la diversidad y la igualdad desde diversos sectores que han llegado a comparar la libertad con el “fanatismo terrorista”, desde la asociación LGTB madrileña queremos ofreceros recursos y datos a AMPAS, colegios y Ayuntamientos.

Arcópoli ha decidido enviaros  un documento de 50 páginas a toda la comunidad educativa de nuestra región y a las instituciones para dar a conocer, con datos y ejemplos, la necesidad de la implantación de una educación plural e inclusiva en las aulas de la Comunidad de Madrid.

Tras los ataques recibidos en los últimos meses, sobre todo a raíz de la aprobación de la ley contra la LGTBfobia con el apoyo de la unanimidad de la Asamblea de Madrid, desde Arcópoli nos hemos visto en la necesidad de actuar de forma pedagógica tras los intentos de intoxicación por parte de cargos religiosos, organizaciones ultraconservadoras, directores de colegios sancionados por fomentar el odio e incluso por plataformas que tratan de contaminar los centros educativos con argumentos falaces sin datos que los sustenten.

Desde Arcópoli hemos decidido dotar de este recurso confeccionado con datos oficiales para desmentir las acusaciones que se han vertido sobre la enseñanza que defiende la ley emanada del parlamento madrileño. Mediante investigaciones y comparativas, se muestra la realidad del objetivo de una ley que únicamente busca acabar con el acoso escolar homófobo y transfóbico así como proporcionar un ambiente de calidez para todo el alumnado, independientemente de su orientación sexual o identidad de género.

Además nos gustaría recalcar que en 2016 se han producido al menos 241 agresiones por motivo de orientación sexual o identidad de género en la Comunidad de Madrid según el Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia y el perfil del agresor mayoritariamente es un hombre español menor de 30 años, por lo que algo falla en la educación, bien sea en las aulas o en el hogar familiar.

Por todo ello se os está enviando este documento a todos los centros educativos de la Comunidad de Madrid, a las asociaciones de madres y padres, a sindicatos de enseñanza y a los Ayuntamientos, así como a las y los diputados de la Asamblea de Madrid para que conozcan la realidad LGTB de primera mano.

Alejandro Esteban, vocal de Educación de Arcópoli: ”la educación inclusiva es fundamental para crear una sociedad libre e igualitaria. Hay un déficit de igualdad en las aulas madrileñas y el acoso escolar es inaceptable. Para ello se necesita el desarrollo de la ley LGTB cuanto antes”.
El archivo es de libre difusión y está disponible en la web de Arcópoli: www.arcopoli.org

Más información
Rubén López 696865379

miércoles, 1 de febrero de 2017

OTSAILEKO HILABETEKARIA // Calendario Mensual de FEBRERO


Lagun agurgarriak:
Honi erantsita bidaltzen dizuegu interesgarria izango den informazioa.
Pozik hartuko genuke zuen laguntza honi zabalpena emateko.
Agur bero bat.

Estimadxs amigxs:
Adjunto envío información que consideramos puede ser de vuestro interés.
Os agradeceríamos que le dieseis la mayor difusión posible.
Saludos cordiales.

miércoles, 11 de enero de 2017

URTARRILEKO HILABAETKARIA // Calendario mensual de Enero


URTE BERRIAREN HASIERA EMATEKO EGITARAUA BIDALIKO DIZUEGU

Lagun agurgarriak: 

Honi erantsita bidaltzen dizuegu interesgarria izango den informazioa.

Pozik hartuko genuke zuen laguntza honi zabalpena emateko.

Agur bero bat.





PARA DAR PIE AL NUEVO AÑO, OS ENVIAMOS EL CALENDARIO MENSUAL

Estimadxs amigxs:

Adjunto envío información que consideramos puede ser de vuestro interés.

Os agradeceríamos que le dieseis la mayor difusión posible.

Saludos cordiales.

lunes, 9 de enero de 2017

Abre sus puertas el primer colegio para alumnos transexuales en riesgo de exclusión social de la India

http://www.dosmanzanas.com/2017/01/abre-sus-puertas-el-primer-colegio-para-alumnos-transexuales-en-riesgo-de-exclusion-social-de-la-india.html

La activista LGTB, escritora y actriz trans Kalki Subramaniam ha inaugurarado el primer centro de enseñanza para alumnos trans de la India. La escuela se encuentra en el distrito de Ernakulam (en el estado de Kerala, al suroeste del país) y, por el momento, cuenta con una decena de estudiantes. “La mayoría de nuestros padres biológicos no nos aceptan y por esta razón la mayoría de nosotros quedamos en la calle y obligados a mendigar y a realizar trabajos sexuales. Esto tiene que cambiar si queremos modificar el destino de aquellas personas que fueron abandonadas por sus familias y que habían perdido la oportunidad de educarse”, ha explicado Subramaniam. Por otra parte, recordemos que en 2013 la India volvió a penalizar las relaciones homosexuales y solo en 2015 fueron detenidas más de 1.300 personas, incluyendo 207 adolescentes.
 
Desde el pasado 30 de diciembre ya está en funcionamiento la escuela Sahaj International para alumnos trans en la ciudad india de Thrikkakara (Ernakulam, Kerala). La polifacética Kalki Subramaniam ha definido este hito como algo “histórico”. La alcaldesa Neenu KK, por su parte, también ha dicho que es un “orgullo” que su municipio sea el primero de la India en acoger un colegio libre de discriminación para alumnos transexuales en riesgo de exclusión social.

Sin embargo, la puesta en marcha del proyecto no ha sido fácil. Los promotores han tenido muchas dificultades para encontrar un espacio adecuado, ya que los propietarios de varios inmuebles se negaron a alquilar sus instalaciones al conocer cuál iba a ser el uso de las mismas. En esta ocasión, la organización cristiana CMC Vimala Province fue la arrendataria de un edificio sobre un terreno de más de 6.000 metros cuadrados en Thrikkakara. Un detalle significativo teniendo en cuenta que otras organizaciones religiosas del país no han dudado en agitar la bandera de la LGTBfobia. En 2015, sin ir más lejos, las Misioneras de la Caridad cerraban sus orfanatos en la India para evitar que las personas LGTB pudieran adoptar.

El colegio Sahaj International, por el momento, cuenta con una capacidad de 10 alumnos y con 60 formadores (entre los que se incluyen profesores, trabajadores sociales y personal sanitario). Este centro de aprendizaje alternativo trabaja en colaboración con el Instituto Nacional de Educación Abierta (NIOS) de la India y pretende poder aumentar progresivamente el número de alumnos. El director regional de esta institución, de hecho, ha asegurado que la escuela “pronto será una institución acreditada de NIOS”.

Para la activista trans Kalki Subramaniam “la herramienta más importante para la comunidad trans, marginada y oprimida, es la educación, porque la educación aporta luz, conocimiento, verdad y confianza”. En este sentido, Vijayraja Mallika, directora y una de las impulsoras del colegio, ha referido que “Kerala tiene unas 25.000 personas trans, y el 57% de ellas fueron obligadas a abandonar la escuela debido al estigma”.

Homofobia de estado en la India

El artículo 377 del Código Penal de la India castiga las relaciones sexuales “contra natura” con hasta 10 años de prisión. A finales de 2013, la Corte Suprema decidió recriminalizar la homosexualidad, dejando sin efecto la histórica sentencia sancionada por el Alto Tribunal de Delhi en 2009 (en la que declaraba “inconstitucional” la prohibición de las relaciones entre personas del mismo sexo). En los últimos años, dosmanzanas se ha hecho eco del aumento exponencial de la violencia contra personas LGTB en la India, a raíz de la ilegalización de las relaciones homosexuales.
Como ocurre en muchos otros países en los que existe homofobia de estado, los grupos homófobos en la India (incluidos los policiales) se creen en el derecho de realizar impunemente cualquier acción contra las personas sexualmente diversas. No es necesario que las víctimas sean realmente homosexuales (lo que en ningún caso les eximiría de su responsabilidad criminal), con que ‘lo parezcan’ es suficiente.

En 2014, un año después de la recriminalización de la homosexualidad en la India, el activismo LGTB denunciaba un repunte de la violencia homófoba. Dosmanzanas recogía que este mismo año se realizaron un mínimo de 600 detenciones a personas que habían sido acusadas de practicar la homosexualidad. Una cifra que en 2015 se elevaba a más de 1.300 personas, incluyendo 207 adolescentes. Por otra parte, la estigmatización y los prejuicios provocan todo tipo de injusticias. A principios de 2016 nos hacíamos eco del intento de suicidio de un adolescente de quince años, quemándose vivo, tras ser acosado por ser gay.